• Ya se admiten pedidos del nuevo Mercedes-Benz G 350 d
  • El escalón de entrada de la Clase G por 114.500 euros

Potente, cómodo, superior: las primeras unidades del nuevo Clase G han estado conquistando los caminos fuera de la carretera del mundo desde junio. Este vehículo todoterreno convence por su rendimiento, seguridad, modernos sistemas de asistencia y un excelente comportamiento. Su gama de motores ahora se expande con una eficiente variante diésel. El nuevo G 350 d (consumo de combustible, ciclo mixto: 9,8-9,6 l/100 km; emisiones de CO2 ciclo mixto: 259-252 g/km)[1] presume de una potencia nunca antes vista.

Ya es posible hacer pedidos de esta variante que llegará a los concesionarios en primavera. Como resultado, la gama de modelos de la Clase G ofrece a los compradores una selección entre el G 500 (consumo de combustible, ciclo mixto: 12,1 - 11,5 l/100 km, emisiones de CO2 ciclo mixto: 276 – 263 g/km), el AMG G 63 (consumo de combustible, ciclo mixto: 13,1 l/100 km, emisiones de CO2 ciclo mixto: 299 g/km) y el nuevo G 350 d.

El nuevo motor diésel OM 656 también impondrá estándares en la Clase G en términos de rendimiento, tanto dentro como fuera de la carretera. Las características de este motor de alto nivel incluyen el proceso de combustión de cámara escalonada, la turboalimentación de dos etapas y el uso de la distribución variable de válvulas CAMTRONIC, lo que permite calentar el sistema de escape sin aumentar el consumo de combustible. El revestimiento avanzado de las paredes de los cilindros NANOSLIDE® también logra disminuir las pérdidas por fricción en las camisas de los cilindros y así reducir el consumo de combustible.

Resumen de datos técnicos y precio:

Potente y superior como nunca

El nuevo propulsor diésel de seis cilindros en línea convierte a este icono en el "G" más eficiente hasta la fecha. Con una potencia de 210 kW (286 CV) y un par máximo de 600 Newton por metro, entre 1200 y 3200 rpm, es más potente que nunca.

El nuevo motor diésel de seis cilindros está diseñado para cumplir con la futura legislación sobre emisiones (RDE – Emisiones Reales de Conducción, por sus siglas en inglés). Todos los componentes relevantes para una reducción eficiente de emisiones están instalados junto al motor. Esto contribuye a conseguir de forma más rápida la temperatura óptima de trabajo del catalizador y del filtro de partículas diésel.

Gracias al enfoque de tecnología integral que comprende el nuevo proceso de combustión de cámara escalonada, la recirculación dinámica de los gases de escape de múltiples vías y el sistema de control de emisiones cerca del motor, es posible reducir aún más las cifras de consumos y emisiones. Dicha configuración cercana al motor con aislamiento permite que el sistema de control de emisiones tenga poca pérdida de calor y unas condiciones de funcionamiento ideales.

El G más eficiente de todos los tiempos

Gracias a las mejoradas tecnologías de control de emisiones, la potente unidad de seis cilindros de la moderna familia de motores OM 656 se mantiene por debajo de todos los límites de emisiones del estándar Euro 6d-TEMP actual, incluso en situaciones de conducción y condiciones ambientales exigentes. Esto se logra con un convertidor de reducción catalítica selectiva adicional (SCR) con un catalizador de oxidación de amoníaco (ASC) en el escape. El catalizador SCR (reducción catalítica selectiva) reduce los óxidos de nitrógeno (NOx) en los gases de escape. Con este fin, se introduce en el sistema la solución acuosa de urea AdBlue®.

Gracias a ello, se convierten químicamente los óxidos de nitrógeno en los gases de escape, liberando amoníaco, lo que reduce hasta un 80 por ciento de los óxidos de nitrógeno, que se convierten en nitrógeno y agua inocuos en el convertidor catalítico SCR. El tapón de llenado para el AdBlue® está integrado en el vano exterior del depósito de combustible del vehículo, lo que facilita su llenado en el surtidor de carburante.

En el modo de conducción ECO, la función de deslizamiento ayuda a conseguir un ahorro adicional de combustible. Cuando el conductor levanta el pie del acelerador, se desacopla el embrague de la transmisión. Esto reduce la velocidad del motor al nivel de ralentí, y también la resistencia al avance que producen las fuerzas de compresión y fricción del propulsor. El Clase G "se desliza", utilizando su propia energía cinética para cubrir ciertas distancias, considerablemente superiores a las que se conseguirían con el motor reteniendo. Y esto se traduce en un mayor ahorro de combustible. El embrague se vuelve a activar tan pronto como el conductor pisa el acelerador o el pedal del freno.

Lexus Asturias
Lexus Asturias
Lexus Asturias
Lexus Asturias